ABOGADOS DE FAMILIA

• Somos Abogados de Familia con Facilidades de pago.
• En Escudo Legal Abogados de Familia tenemos Consulta y evaluación gratuita.
• Atención personalizada y confidencial en Escudo Legal Abogados Familia.

Preguntas Frecuentes

El divorcio sólo puede ser decretado por un Tribunal, no mediante acuerdo notarial.

No se necesita la firma del otro cónyuge para divorciarse. Puede divorciarse incluso contra la voluntad del otro.

– Vínculo matrimonial no disuelto

– Transcurso de los plazos exigidos por la ley

– Una causa legal

Nuestra legislación establece dos causales de divorcio:

a) Divorcio por cese de convivencia. El cual puede ser de Mutuo Acuerdo o Unilateral.

b) Culposo. Esta causal contempla conductas que infrinjan gravemente los deberes y obligaciones propias del matrimonio, o los deberes y obligaciones que se tienen respecto de los hijos, de modo que tornen intolerable la vida en común.

Para acreditar el cese de la convivencia, es importante distinguir.

 

a) Matrimonios celebrado antes del 17 de noviembre del 2004:

La fecha cierta del cese de convivencia puede acreditarse por cualquier documento que dé cuenta donde vivían las partes en esa época (cuentas de servicios básicos, contratos de arrendamiento, cuentas de casas comerciales, bancarias, etc.). También mediante dos testigos que deberán comparecer a la audiencia, dando fe que los cónyuges no han reanudado la vida en común.

 

b) Matrimonio celebrado después del 17 de noviembre del 2004:

La única forma de acreditar el cese de convivencia es mediante:

– Si hay acuerdo en el divorcio, deben suscribir el Acta de cese de convivencia (firmada por ambos) en el Registro Civil o en una notaría por escritura pública.  Empieza a correr así el plazo de un año para divorciarse de mutuo acuerdo.

–  Si no existe acuerdo, suscribir el Acta de cese de convivencia y notificar a la otra parte por medio de los Tribunales de Familia. Es importante tener certeza que efectivamente se notificó, pues sólo desde esa fecha empiezan a correr los 3 años para solicitar el divorcio unilateral.

 

c) Que haya quedado constancia del cese de convivencia en un juicio de alimentos o tuición.

Para este caso, la fecha del cese de convivencia que aparezca en los antecedentes del juicio de alimentos o tuición, servirá como fecha cierta del mismo.

Divorcio de Mutuo Acuerdo.

Se precisa la solicitud conjunta de los cónyuges; cese de la convivencia por un lapso superior a un año y presentación de una escritura pública de acuerdo regulador de las relaciones mutuas entre los cónyuges respecto de los hijos.

Divorcio Unilateral

El cónyuge que la solicita debe acreditar que ha cesado la convivencia por un lapso superior a tres años. Si el matrimonio se celebró después de la entrada en vigencia de la nueva Ley de Matrimonio Civil, el cese de la convivencia deberá acreditarse con las limitaciones señaladas en la citada ley, las que no rigen para los matrimonios celebrados con anterioridad a ella. Lo relativo a las relaciones mutuas de los cónyuges, a sus hijos y bienes, será regulado en el juicio. En estos casos el juez puede negar el divorcio si el cónyuge que lo pide incumplió su obligación de alimentos, durante el  cese de la convivencia.

Divorcio Culposo.

Existen conductas que permiten demandar este tipo de divorcio ya que  infringen gravemente los deberes y obligaciones propias del matrimonio, o los deberes y obligaciones que se tienen respecto de los hijos, que tornen intolerable la vida en común. Por ejemplo:

  • Maltrato físico o psicológico grave, contra el cónyuge o los hijos.
  • Atentado contra la vida del cónyuge o hijos.
  • El incumplimiento grave y reiterado de los deberes de convivencia, socorro y fidelidad. Como por ejemplo el abandono reiterado del hogar común.
  • Conducta homosexual de uno de los cónyuges.
  • Alcoholismo o drogadicción que impida gravemente una convivencia armoniosa entre los cónyuges o entre éstos y los hijos.
  • Tratándose de esta causal, el divorcio lo puede solicitar el cónyuge afectado sin necesidad de esperar plazo alguno.

Es una institución destinada a compensar el menoscabo económico sufrido durante el matrimonio, como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, no pudiendo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio, o por haberlo hecho en menor medida de lo que podía y quería.

Es importante señalar que no procede compensación económica en el caso que solicite la separación judicial, ya que en esta institución no pone fin a las obligaciones de socorro entre los cónyuges, permitiendo incluso al cónyuge más débil demandar al otro alimentos.

Puede demandarla cualquiera de los cónyuges.

Si hay acuerdo, los cónyuges la pueden establecer mediante escritura pública aprobada por el Tribunal de Familia.

A falta de acuerdo, la determina el juez, tomando en consideración, entre otros elementos:

  • La duración del matrimonio y de la vida en común.
  • La situación patrimonial de ambos.
  • La Buena o mala fe.
  • La edad y el estado de salud del cónyuge beneficiario.
  • La situación del cónyuge beneficiario en materia de beneficios previsionales y de salud.
  • La cualificación profesional y posibilidades de acceso al mercado laboral del cónyuge beneficiario.
  • La colaboración que hubiere prestado a del cónyuge beneficiario las actividades lucrativas del otro cónyuge.

No, esa suma de dinero no constituye renta para efectos legales.

Con el término del matrimonio se pone fin al régimen de bienes que existía entre los cónyuges (sociedad conyugal, separación de bienes o participación en los gananciales). La forma en que se repartirán los bienes dependerá de las reglas propias de cada régimen.

No. A diferencia del divorcio y la nulidad, la separación judicial no pone término al matrimonio. Puede ser demandada por uno de los cónyuges por falta imputable del otro, en los casos que prevé la ley y también puede ser solicitada cuando ha cesado la vida en común, con el objeto de regular las relaciones mutuas y con respecto a sus hijos, sin poner término al matrimonio.

Sí, siempre que el matrimonio se haya celebrado bajo circunstancias muy

precisas, como por ejemplo:

  • Si uno de los contrayentes, al momento de casarse, tenía menos de 16 años de edad.
  • Si el matrimonio no se celebró ante dos testigos hábiles.
  • Si alguno de los contrayentes al momento de casarse se encontraba casado con otra persona.
  • Si los contrayentes tienen un determinado grado de parentesco entre sí, como por ejemplo, si son hermanos, o madre e hijo.

Puede contactarnos y reservar una consulta gratuita con nuestros abogados para analizar su caso particular, indicarle el valor de los honorarios y los antecedentes necesarios para ejercer las acciones correspondientes.

divorcion en Chile

CONTACTO

UBÍQUENOS
Matías Cousiño N°150, Oficina 639, Santiago Centro.

ESCRÍBANOS
contacto@escudolegal.cl

LLÁMENOS
+562 3222 0165
+569 4927 8674

TOP